lunes, 6 de julio de 2009

La boleta que viajó en vocho

En camino está una segunda asamblea nacional de Anulo mi Voto, a celebrarse el 18 de julio

La boleta que viajó en vocho

Lo que empezó como un pequeño movimiento creció hasta sorprender.
Abril Posas & Maricarmen Rello/ Público 6 Julio 09

A ritmo de la popular cumbia “¿Cómo te voy a olvidar?”, de Los Ángeles Azules, cuyas notas salían de un vocho que arribó después de las cuatro de la tarde al parque Revolución, se recordaba a los ciudadanos motivos para anular el voto: “Ladrón, ladrón, ladrón, ¿Cómo te voy a votar?” ¿Cómo te voy a votar?”… la agrupación civil Anulo mi Voto festejaba el fin del proceso electoral y el fin de un “día gozoso”, como calificaron al de ayer domingo.

La gente que estaba en este parque, visitantes asiduos, skatos, amantes de las bicicletas, transeúntes casuales, comerciantes y pasajeros en tránsito al minibús o al Tren Ligero, reían al escuchar la letra adaptada a los políticos. El volkswagen rojo, bautizado como vochonulo dio una vuelta y se estacionó sobre Pedro Moreno. Las leyendas que presumía en las salpicaderas “Políticos nulos”, “Votos nulos”, “Vochos nulos”, resumían la campaña que semanas atrás empezó un grupo de ciudadanos “hartos con la oferta política” que se les abría como abanico en este proceso electoral. En el cofre una boleta anulada y en el cristal trasero, sobre la imagen caricaturizada de una Guadalupana —tan de moda entre cierto sector tapatío— se emulaba: “Virgencita plis haz que anule mi voto”.

Lo que empezó como un pequeño movimiento de activistas tapatíos, creció hasta sorprender a los mismos inconformes que tuvieron la inventiva de proponer la anulación del sufragio (42 organismos en todo el país celebraron ya una asamblea nacional). Ayer el grupo local reunió a una treintena de simpatizantes, entusiastas y seguros de que muchos jaliscienses más, aunque no estaban en ese frente hacia las cinco de la tarde, aceptaron su invitación y anularon el voto. “Estamos contentos porque el movimiento creció día a día… sí superamos 2.5 por ciento, pero estaríamos más contentos con 5 por ciento de votos anulados”, expresó Carlos Barba, quien ayer se sumó al festejo lo mismo que Graciela: “Tengo muchos años anulando mi voto porque no hay un candidato que valga la pena. El último voto que yo di fue a Patricia Mercado, en 2000, porque me parecía una mujer congruente. Hoy mismo, anulé todos mis votos”.

Anulo mi Voto desplegó el póster de una cancha desnivelada, arriba los políticos, abajo los ciudadanos, que en la víspera pasearon en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco, y con pendones de una boleta electoral completamente cruzada. En el lugar estuvo también Fidel, ‘el candidato de la perrada’.

Carlos Páez Agraz, coordinador de la asamblea nacional, aseguró: “No importa si son cien o 50 millones los votos nulos, sino el mensaje que lleva implícito; lo importante es que tomen nota los políticos. Y a partir de hoy vamos a ver qué país sí podemos construir… creemos que urgen ciudadanos no partidistas trabajando por lo público”.

A quienes votaron por algún candidato les pidió “adoptarlo y exigir que esa opción se vuelva más transparente, con proyectos y dirigencias democráticas”, y a la pregunta de si el movimiento llegó a su fin, coincidió con Margarita Sierra. Ambos señalaron que Anulo mi Voto continuará adelante. En camino está una segunda asamblea nacional a celebrarse el 18 de julio en esta ciudad, con tres objetivos comunes ya consensuados: exigir mecanismos de democracia participativa, la revisión y transparencia de los presupuestos de los partidos y candidaturas ciudadanas.

La cumbia seguía sonando. La lluvia quedó sólo en amenaza y la tarde era apacible. El grupo siguió festejando. Otros, en distintos puntos, ya sufrían.